domingo, 20 de abril de 2014

LA RUTA DE LAS CURVAS. POR LA SIERRA POBRE DE MADRID


Ver mapa más grande

RESUMEN

Km. Totales: 253
Estado de la carretera: Buen estado
Gasolineras: El Casar, Torreaguna, La Cabrera, Buitrago de Lozoya


Esta es una ruta que se caracteriza por no parar de curvear. Iremos enlazando curva tras curva, sin descanso. Desde que dejamos atrás Torrelaguna y cogemos el desvío a La Cabrera y hasta volver a llegar a Torrelaguna, las curvas se suceden sin tregua. Las hay de todos lo tipos y colores, si no, ya me diréis.

Como habitualmente, comenzamos la ruta en Daganzo de Arriba, el cual dejamos atrás saliendo por la M-113 en dirección a la N-320 que viene de Guadalajara. Este tramo de carretera no presenta excesivo atractivo, es un mero trámite, que puede llegar a resultar molesto por la cantidad de badenes que tenemos que pasar. Atravesaremos Fresno de Torote, Serracines y Ribatejada, por una buena carretera, con muchas rectas, que nos servirá para ir calentando el motor de la moto e ir cogiendo sensaciones. El paisaje de este tramo son abundantes campos de cereales a ambos lados de la carretera.

Al llegar a la N-320, y tras hacer la raqueta pertinente, iremos hacia la izquierda en dirección a Torrelaguna. Tras una pequeña subida en curva, encararemos un par de rectas que nos conducirán a El Casar. Sin dejar la N-320 continuamos adelante y nos encontramos con un aperitivo de buenas curvas, presididos al fondo por la bella estampa de la Sierra Madrileña, precedida de la Sierra de la Cabrera.

Tras este tramo de divertidas curvas, una serie de rectas nos llevan a Torrelaguna. En esta ruta, no entramos en el pueblo, sino que, dejándolo a nuestra derecha continuamos unos metros más por la N-320 hasta el desvío a La Cabrera por la M-124. Desde aquí y hasta volver a Torrelaguna, preparaos para no dejar de curvear.
Este tramo hasta La Cabrera es un tramo de muy buena carretera pero también es muy estrecha, con lo que hay que tener cuidado en las curvas de los coches que puedan venir de frente. Es un tramo para disfrutar curveando tranquilamente e ir viendo como poco a poco se va haciendo más grande la Sierra de La Cabrera, presidida por su famoso Pico de la Miel.

Al entrar en La Cabrera nos encontramos con una rotonda donde está perfectamente indicado nuestro siguiente destino: Valdemanco.
Tomamos la M-610, y este primer tramo hasta Valdemanco, es un tramo de buenas curvas, en subida, pero la carretera está un poco desgastada, con lo que iremos tranquilos para evitar resbalones. Seguimos disfrutando tranquilamente de más y más curvas.

Dejamos atrás Valdemanco, atravesamos Bustarviejo y la misma M-610 nos lleva hasta Miraflores de la Sierra. Este es el punto de partida de uno de los puertos de montaña más conocidos de la Sierra Madrileña, El Puerto de Canencia.

Iniciamos la subida al puerto por la M-629. Tanto la subida como la posterior bajada transcurren por un entorno inmejorable, rodeado de pinos, es imposible no disfrutar tanto del recorrido como de los aromas que se van adentrando en el casco.
La carretera está en buen estado, pero es algo estrecha, con lo que cuidado con los vehiculos que pueden venir en sentido contrario. Es un puerto muy transitado por ciclistas, por tanto, dependiendo de la época del año, es posible que nos encontremos un buen número ascendiendo el puerto. Seamos respetuosos y disfrutemos del entorno. Vamos a tener tiempo de otras cosas más adelante. El Puerto de Montaña es bastante sombrío, y por tanto, dependiendo de la época del año en la que transitemos, será bastante fácil que la carretera esté húmeda. Otra vez el mismo consejo, dedicaros a disfrutar del entorno. Merece la pena.
El final de la bajada del puerto transcurre al lado del arroyo Canencia y nos lleva al pueblo de idéntico nombre: Canencia. Atravesamos el pueblo hasta llegar al cruce con la M-604, carretera de que adentra en el Valle del Lozoya, pero que en esta ruta no atravesaremos.

Giramos a la Izquierda por la M-604, pero al poco cogemos el desvío a la derecha por la M-634 hacia Gargantilla del Lozoya. Esta carretera nos llevará hasta Buitrago de Lozoya pasando por varios pueblos como Gargantilla del Lozoya, Pinilla de Buitrago, San Mamés y Villavieja del Lozoya. Carretera bastante buena, pocas rectas y buen paisaje.

Terminamos la M-634 en Buitrago. Si vais con tiempo, y no lo conocéis, os aconsejaría una parada turística en Buitrago. Bonito pueblo donde se aprecia un cruce de culturas, árabe, cristiana y judía. Es un pueblo con un recinto amurallado que verdaderamente, merece la penar visitar.




Siguiendo con la ruta, al llegar a Buitrago desde la M-634, giramos a la izquierda y nos encontramos con una pequeña gasolinera Cepsa. Aquellos con poca autonomía, sería conveniente repostar, pues no volveremos a encontrar otra gasolinera hasta llegar a Torrelaguna. Al salir de la gasolinera, dirección Burgos, a los pocos metros, cogeremos el desvío a la derecha por la M-137 hacia Gandullas.

Volvemos a tener un tramo de buena carretera y buenas curvas. Tras cruzar el río y después de una serie de curvas en subida, cogeremos un desvío a la izquierda hacía Madarcos por la M-143. Volvemos a tener un tramos de buena carretera, esta vez nos adentramos en un entorno ganadero, con lo que no sería de extrañar encontrarnos con ganado a los lados de la carretera.

La M-143 termina en el cruce con la M-141 que tomaremos a la izquierda en dirección a Horcajuelo y Montejo. Esta carretera, aunque estrecha, está recién asfaltada, con lo que disfrutaremos con sus curvas. Empezaremos una pequeña subida que termina con una horquilla a izquierdas que nos servirá para coronaar y comenzar la bajada a Horcajuelo de la Sierra..




Tras atravesar Horcajuelo y su suelo adoquinado, llegaremos al cruce con la M-137, carretera que tomaremos a la izaquierda en dirección a La Hiruela. Atravesaremos el pueblo de Montejo de la Sierra. Tanto Horcajuelo como Montejo son pueblos con un encanto especial, típicos de la zona.
Esta carretera nos llevaría a La Hiruela, pero a mitad de camino cogeremos un desvío a la derecha por la M-811 dirección La Puebla. Este desvío nos conduce a la M-130, que es la ascensión al Puerto de la Puebla. Apareceremos a media ascensión del puerto, con lo que en el cruce con la M-130 giraremos a la izquierda y completaremos la segunda mitad de la ascensión. Este es un puerto con buena carretera, buenas curvas, pero que tiene un microclima que se hace notar en cuanto empiezas el ascenso. Aquí siempre hará más frío que en las zonas cercanas, así que cuidado en invierno y en épocas de frío.

Al coronar el puerto de la Puebla, parada obligada para disfrutar del paisaje desde lo alto. Entre otras cosas, podremos apreciar el tramos de carretera que nos queda hasta llegar a La Puebla. Una carretera verdaderamente retorcida. Tiene cinco horquillas consecutivas y además con un importante desnivel, que algunas motos grandes y pesadas y algunas manos inexpertas llegan a tener dificultades.




Pues sin más pausa, nos dirigimos a nuestro destino: La Puebla de la Sierra, donde pararemos a tomar nuestro avituallamiento.

Cada vez que venimos a La Puebla, paramos en el mismo sitio: La Posada de la Puebla, situada en la plaza del pueblo sirve a su vez de hotel rural. Toda su carne es segoviana y nos deleita con un chorizo frito, también segoviano, que está para chuparse los dedos. Cuenta con restaurante, para aquellos que vayáis con tiempo para comer. No os decepcionará.




Tras la obligada parada, descansados y con el estomago lleno, emprendemos camino de vuelta. Volvemos a subir el puerto de la Puebla por las horquillas y al bajarlo, esta vez lo bajamos por completo, llegamos a Prádena del Rincón. Al llegar al Stop, tomaremos la M-137 hacia la izquierda, dirección Buitrago. Sin embargo al poco de salir de Prádena del Rincón, tomaremos la M-127 a la izquierda.

La M-127 es una carretera que nos lleva hasta el Berrueco, y es una de las carreteras más divertidas que conozco. Un asfalto en muy buenas condiciones, carretera ancha, curvas de todo tipo, ........
Sólo nos queda dejarnos llevar y disfrutar.

En este tramo atravesamos los siguientes pueblos: Paredes de Buitrago, Serrada de la Fuente, Berzosa del Lozoya, y Robledillo de la Jara. En estos dos últimos existen sitios para hacer paradas de avituallamiento muy interesantes, pero los comentaremos en rutas posteriores.

Antes de llegar a El Berrueco, atravesaremos el embalse del Villar y su presa. Merce la pena una parada para contemplar el bello entorno.





Finalmente llegamos a El Berrueco donde tomamos la M-131 a la izquierda hacia Torrelaguna. Dejamos el embalse de El Atazar a nuestra izquierda y nos disponemos a recorrer uno de los tramos mas famosos del mundo motero en Madrid. Tramo divertido, con muchas curvas, pero a veces con demasiados motoristas, no siempre todo lo prudentes que deberían ser.

Una vez en Torrelaguna, nos disponemos a retomar la N-320 que ya recorrimos al principio de nuestra ruta y, deshaciendo nuestros primeros pasos, nos dirigimos de nuevo a nuestro punto de partida: Daganzo de Arriba.

En total hemos recorrido 253 Km., nos hemos hartado a curvas y hemos recorrido parajes y paisajes realmente hermosos. Es una ruta que merece muy mucho la pena.


RECUERDA: En la carretera, sé prudente y respetuoso. Se trata de disfrutar y no de lamentar.
Vssssssssssss

No hay comentarios:

Publicar un comentario